Nos hacemos maderos, bueno madereros…

En estos tiempos extraños en el que trabajo escasea un poco, por no decir bastante, hay que buscarse las habichuelas en cualquier sitio, y a mi jefe pues le salió uno de esos trabajos que son ajenos a nuestros quehaceres del día a día.

– Podeis coger la furgoneta y empezad a buscar maderas de todo tipo, palets, cajas, ramas, todo…

Pues nada mi compañero Yiyo y yo nos pusimos manos a la obra y a hacer viajecitos con la furgoneta. Buscando todo tipo de maderas por los polígonos de alrededor, tanto empeño pusimos en nuestra faena que ayer en el último viaje la furgoneta vino cargada un poco más de la mitad. Vamos que no hemos hecho unos buenos madereros. Esta vez Hugo, hizo las veces de mozo de almacen, pero honestamente no se ganó el sueldo, cada vez que llegábamos con la furgoneta el tío se ponía a arreglar un camión, a cambiar una bombilla, a regar una planta, a darle de comer al canario…

El útlimo día incluso llevé un poco de flamenquillo para amenizar la jornada, pero a veces se me olvida que Camarón de la Isla no le gusta a todo el mundo, vamos a casi nadie. Pero bueno, como soy un tío precavido Chambao nos acompañó en nuestra ardua tarea.

Para ser maderero hay que cumplir ciertos requisitos.

– Tener mucha cara y poca vergüenza para pedir los palets.

– Pararse a merendar una buena empanada o un buen bocadillo.

– Tener buena forma física para salir corriendo de la policía (por suerte esto último no llegó a ocurrir)

Todo iba muy bien, hasta que hoy, hemos tenido que meter todo lo recogido en una bañera. para los no entendidos, una bañera son esos remolques donde se carga arena y otras mercancias que se descargan haciendo volquete. Ha sido un día agotador, vamos que ahora estoy escribiendo con cabestrillos en ambos brazos.  Estoy realmente destrozado, y la culpa no la tiene mi jefe, ni la madera, ni siquiera Hugo que hoy ha trabajado más que ninguno, la culpa la tengo yo por ser tan zopenco y tener una fuerza física casi inexsitente.

Yiyo, este el primer párrafo de LA ISLA DEL TESORO, te emplazo a que algún día escribas aquí mismo como termina el libro.:

“El Squire Trelawney, el doctor Livesey y los demás señores me han encargado de poner por escrito todo lo referente a la «Isla del Tesoro», de punta a cabo, sin dejar otra cosa en el tintero que la posición de la isla, y esto porque aún quedan allí riquezas que no han sido recogidas. Tomo, pues, la pluma en el año de gracia de 17… y retrocedo hasta el tiempo en que mi padre era el dueño de la posada del «Almirante Benbow», y en que el viejo navegante, de moreno y curtido rostro, cruzado por un sablazo, se acomodó como huésped bajo nuestro techo.”

Ahí os dejo unas fotillos para que veais al Sr Francisco Nadal, más conocido como Yiyo, Sólo quería resaltar dos cosas negativas, ahí donde lo veis con sus pirsin (piercing) y sus tatuajes, el tío va y me dice que le gustan los toros…. casi lo tiro de la furgoneta, y la otra cosa mala es que mi jefa sabe la dirección del blog, Cáspita, ya no podré ponerlos verdes…. pero si pedirles un aumento de sueldo. El grande es Yiyo, y el de la gorra vuelve a ser Hugo. Otra cosa más, nada de ser malpensados, es sudor de la “panzá” currar que nos hemos dado hoy los tres. Yo estaba igual o peor.

Una respuesta to “Nos hacemos maderos, bueno madereros…”

  1. No huyais de la policia hombre, que huir es de cobardes.

    Mejor te escondes hasta que pase el peligro, ademas, cansa menos que correr🙂

    ¿y por que no cogeis a la policia y los meteis en la bañera? al fin y al cabo son…maderos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: