No me lo compreis…

… ni en negro, ni con tantos caballos, me conformaré con uno de 530. Llevo ya mucho tiempo sin escribir nada, entre otras cosas por falta de tiempo. Estos días atrás he vuelto a trabajar las horas lo hago normalmente, vamos, una “burrá” de horas, pero para ser honestos me lo he pasado muy bien, tanto que incluso me da penilla que se haya acabado el barco que estábamos descargando. La crisis, o la situación actual nos toca a todos en mayor o menor medida, y el mundo del transporte no es ajeno a ella. Durante esta semana he vuelto a hacer una media de 400km al día, y vigilando el tacógrafo para apurar al máximo los tiempos de conducción y no excederme demasiado en los descansos. Podré cambiar muchas cosas en mi vida, que al final no serán tantas, pero lo que nunca podré modificar es el amor que siento por mi profesión, y más ahora que está un poco devaluada. Me encanta coger un camión, levantarme a unas horas que falta todavía un rato para ser temprano, invitar a un cortado con leche fría al hombre que pone las calles.

Cada día que pasas se escucha siempre la misma conversación, que si esta empresa cierra, que si a este compañero lo han despedido… en mi empresa seguimos adelante, con más esfuerzos que otras, pero hasta hoy vamos tirando. Y cuando vienen faenas de este tipo, realmente uno se alegra, entre otras cosas porque hace falta trabajar para pagar la dichosa hipoteca. El sueño de comprarme un Mini Clubman Cooper S o de restaurar la cueva, lo dejaré para más adelante. Ya vendrán tiempos mejores…

El ser camionero en una isla tiene varias ventajas, la primera y principal es que siempre duermes en casa y la segunda, que esto es tan pequeño, tan pequeño que al final nos acabamos conociendo todos, y a cualquier sitio nuevo que vaya siempre hay alguien que me pregunta: ¿cómo va Guadix?… Pues tirando, le respondo casi siempre.

Mi color favorito es el azul, mi número el 19, mi ciudad Granada, mi país Andalucía, mi pueblo Guadix, son cosas que jamás canviaré, y mucho menos cambiaré a mi Jefa, sólo ha habido una cosa en la vida que he conseguido cambiar, mi marca predilecta de camiones. Uno que siempre había sido de Scania toda la vida, resulta que un domingo de octubre al finalizar unas vacaciones, me llama le encargado y me dice:

– Coge el 219 de la nave, es un Man nuevo de trinca…

– ¿cómo?, le respondí yo.

– ¿qué pasa no te vez capaz?

– Si, (entre el asombro y la alegría)

– Pues eso, coge el 219 y te vas a Son Amat.

Todo en ese camión era automático, se podía llevar con 4 dedos, litalmente. Recuerdo que tuve que llamar a Ricardo para que me explicase como funcionaba aquello. Era maravilloso. Lástima que nunca me dió por hacerle una foto.  Desde ese día, decidí que mi marca favorita de camiones sería Man. Y ese es el que quiero,

En fin, que a riesgo de que me caiga una coyeja, me encanta ser camionero, no me imagino ganándome la vida de otra manera y algún día, cuando tenga el mini, o TTS pagados, la cueva restaurada y por supuesto la hipoteca olvidada me gustaría comprarme un camioncillo como el de la foto. Simplemente por un motivo. Me gusta conducir.

El video era obvio.  Gracias a mis amigos por aquel momento tan bueno que me hicisteis pasar en el concierto de Loquillo.

Postdata, yo no quiero tatuarme el pecho.

Una respuesta to “No me lo compreis…”

  1. Yo para ser feliz quiero un camión ! Y si lo conduce un andalusí mola un mogollón !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: