Viernes 28 de noviembre de 2008

Los pronósticos decían que íbamos a estar trabajando todo el fin de semana, incluso por la noche, pero a media mañana suena el teléfono de la empresa y me dicen que ni se trabajará el viernes por la noche y que seguramente el sábado tampoco. Pues un servidor que está aquí delante de esta máquina llamada ordenador personal o computadora, depende el lado del Atlántico en que la nombres, intentó aprovechar la tarde y por lo que parece fue una tarde bastante productiva. La única pega es que no estaba conmigo mi compañera, mi pareja, mi novia, mi Turpi.

A las 16:00h cuando la muchacha que ocupa mi corazón andaluz se fue a trabajar, compré una mega espada en un juego on-line en el que estoy metido. Creo que me estafaron, pero bueno… tampoco es que tenga mucha importancia, ya que el dinero es virtual. Después cogí la bicicleta y me equipé como si me fuese a esquiar a las altas cumbres de Sierra Nevada ya que hacía un frío polar. Comencé bajando por las avenidas, luego cogí el carril bici en el Paseo Mallorca y directos al paseo Marítimo a ver yates y coches buenos, entre las joyas que pude ver ese día, un Audi RS4 Avant y un  Mini Clásico muy bien conservado. El Frío iba en aumento. Días atrás y por equivocación de un aparato GPS, dimos con una furgoneta en la plaza del Ayuntamiento, y mi sorpresa fue que había abierto un Dankin Donuts, pues allí que me dirigía, esta vez con un vehículo más apropiado para las angostas calles del barrio judio y el casco antiguo de la ciudad. Hay gente que se declara adicta o consumidora de la comida basura, pues yo me declaro Adicto al Café Basura, ya que hay pocas cosas que me gusten más que tomarme un café con leche mediano en esa cadena de meriendas rápidas. Pero a pesar de presumir de conocerme Palma bastante bien, lo suyo es que no conseguía encontrar el camino correcto para la Plaza de Cort, así que tuve que pararme y preguntar a una muchacha de la ORA. Eureka!!! mi problema estaba en que giraba por la glorieta equivocada. Al Encontrar el camino paré mi bicicleta y me tomé una merecida merienda. Despúes, cuando ya oscurecía volví a casa y fui a buscar a mi novia formal al trabajo.

Quizás no haya sido la mejor tarde del mundo, quizás no haya tenido ningún hecho realmente destacable, pero fue una tarde maravillosa. Realmente digna de compartir esta breve historia con todo aquel que quiera leerla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: