Antes de dormir…

El otro día tuve que ir a repartir con la furgonetilla, un cargamento de sillas de diseño de color naranja. Realmente las sillas no eran feas y más aún si tenemos en cuenta que el naranja se encuentra entre mis colores favoritos, de hecho, todos los colores son mis favoritos, a excepción del rojo. Una paradoja que tengo con mis inclinaciones politicas. El cliente en cuestión era una nueva escuela de equitación perdida por uno de esos pueblos pequeños de la isla de Mallorca. (vaya por delante que no daré ningún dato sobre nombres, no merecen publicidad) Después de buscar y buscar encuentro al que supongo que sería el encargado del barecillo que iban a inagurar en la susodicha escuela, y tras hablar con él un ratillo definio a sus clientes como: ” distintos, especiales…. vamos pijos” Sinceramente, no veo asistiendo a una cena en ese lugar, ni siquiera si me tocase la primitiva y en el banco tuviese más dinero que este grupo tan elitista. Eso sí, todo el mundo que me veía con mi chaleco reflectante, mi carretilla con mi caja enorme, me saludaba muy cortésmente, tanto si llevaban trajes caros, como equipaciones de Paddel, que digo yo que no serían de las del Carrefour. Lo que realmente me extrañó es que en el aparcamiento no hubiese ningún coche digno de mencionar, Había un Clase A muy equipado, pero nada ostentoso.

Por otra parte, en las tardes de domingo, en mi casa se acostumbra a ver Tele Monegal, un programa de crítica de la televisión, y hoy ha tenido como invitado a Vicente Romero, un periodista de TVE. Ha sido un placer escuchar a este hombre que se ha recorrido todo el mundo mostrándonos la cruda realidad, tanto él como su equipo, no nos enseñan como un cadáver se infla y se vuelve putrefacto mientras los gusanos le salen por los ojos, simplemente con un simple plano de un niñó junto al cuerpo inerte de su madre, nos explica una cantidad de sensaciones y emociones que ya quisieran para sí, muchísimos de esos cachos de carnes que se autodenominan periodistas. Como el propio Ferrán Monegal lo ha presentado, es el último mohicano de la televisión. Suerte para nosotros que se haya salvado de la criba del ERE que sufrió la televisión pública estatal que pagamos con nuestros impuestos.

Y que quiero decir con estos dos párrafos, pues bien sencillo, que por mucho dinero que tenga una persona y pueda ir a mil lugares a aprender a motar a caballo y a jugar a paddel, jamás podrá igualar la inmensa riqueza mental y sensorial que ha tenido Vicente Herrero. Y de más está por decir, que seguramente daría mi brazo derecho por tomarme un pa amb oli de 5 euros en el Moranta con el sr. Herrero antes que visitar el grandioso mundo de los ricos y sus clases particulares con profesores “cualificados”

Con esto, ya acabo esta noche de domingo que ha sido muy fructífera en un descanso muy necesitado y merecido. Dejo la página del programa por si a alguien le interesa. Está en Catalán, pero sencillamente es genial, ya me gustaría a mi que algunas televisiones públicas emitiesen algo parecido, y hablo de las que más o menos conozco. TVE, IB3, Canal 9, Canal Sur

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: