10 de julio de 1994/ 10 de julio de 2009

Ya hace 15 años que vine a Mallorca, todavía recuerdo aquel domingo de verano cuando me bajé del avión llorando y mi padre se enfadó conmigo, él no quería que mi madre me viera así. Para una criatura de 14 años, separarlo de sus amigos, de su vida, de sus raices era una catástrofe, y desde ese día maldije todo lo que significaba Mallorca y culpé a mis padres durante mucho tiempo por sacarme de Guadix. Hoy, 15 años después sigo con ganas de volver, y no las mismas, sino aumentadas, pero ahora tengo algo en la isla que merece la pena. Mi Turpi. Mi abuela se equivocaba cuando cada 10 de julio la llamaba y me decía que pronto se me pasaría. Pobretica abuela mía… que equivocada estaba. durante estos tres lustros, no he hecho otra cosa que soñar en salir de Mallorca, de esta isla que a veces me tiene deasiado prisionero. Lamentablemente, entendí tarde que mis padres no me hicieron ninguna putada por traerme aquí, ni que Mallorca es la culpable de todos mis males. Ellos hicieron lo que unos buenos padres habría hecho, luchar por la vida y la comida de sus hijos. Y fue y es en Mallorca donde tenían futuro.

Tristemente mi padre ya no está conmigo, el tabaco lo mató. Mi abuela también se fué, pero me quedan mucho por lo que luchar, mucho por aprender, mucho que agradecer, muchas disculpas y infinidad de cosas más. Mi abuela me crió como una madre, y ese es uno de los motivos por el que jamás tendré hijos, no quiero que mi madre y mi suegra se tengan que hacer cargo de ellos. Bastante tienen ya con sus vidas como para encima ponerle otra carga más. Por suerte mi compañera opina como yo. Los hijos para los que puedan mantenerlos.

Pues eso, que cada día que pasa mis ganas de volver a Andalucía o salir de Mallorca aumenta, pero ni la isla es la culpable, ni mis padres, ni nadie. El único responsable de que hoy escriba esto desde Palma capital y no desde Granada soy yo. En su momento quizás no fui lo suficientemente valiente como para salir, y ahora que me veo con fuerzas me doy cuenta de que tengo algo más importante que coger las maletas e irme. La persona que comparte mi vida es mucho más importante que cualquier sueño, que cualquier País y que cualqueir pensamiento de libertad. La persona que comparte mi vida es la Eva en un lugar que no es precisamente el paraíso, pero ¿existe ese paraíso?

Aprovecho para felicitar al señor Manuel Ismael, que como le dije en su momento, antes olvidaré mi cumpleaños que el suyo. Feliz cumpleaños Macandé. Luego te llamo. Por cierto, hoy hay un concierto de Al-Ándalus Project. Te podías venir con Beatriz y los niños. Besitos.

Sed felices y pensad que el paraíso no tiene por que ser un lugar, en mi caso es una persona humana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: