Domingo por la mañana viendo la tele

Es lo que tienen estos domingos de invierno, en los que uno se merece un buen descanso. Quizás sea el único momento en el que devoro de manera compulsiva la triste y lamentable programación que nos ofrecen los múltiples canales de la TDT, siempre y cuando no haya una pequeña brisa, ya que en ese caso se va la señal.  Imagínense, si llueve o hace viento… en fin.

Mis preferidos son esos de Mega construcciones, o algún programa de viajes, o incluso uno de Videojuegos, pero lo que realmente busco son programas de coches aunque sean malos de verdad.

Hoy casi termino de ver uno en el que dos actores de Hollywood se recorren el mundo en sendas BMWs, el programa en si no está mal. Lo triste es que en vez de ser un programa de motos o mostrarnos sitios lejanos y recónditos para nuestra estancada mentalidad europea, los muy simpáticos de los protagonistas están haciendo un programa sobre su ego y sobre lo guays que son.

El dentonante de que haya apagado la televisión con un monumental cabreo tanto de mi parte como de los demás integrantes del salón de mi casa, es decir, mi novia formal y mi Winnie The Pooh gigante, ha sido que estos dos despreciables seres humanos han sido invitados a pasa la noche en casa de un comerciante de aparatos eléctronicos en Ucrania, y lo único que hacían los dos “civilizadados” era mofarse de ellos a las cámaras cuando sus anfitriones no estaban presentes. Se quejaban de que tenían armas y que el tío tocaba la guitarra. No es que esté a favor de tener un calasnicof en casa, pero joder, que os han abierto las puertas de su casa y os ha ofrecido comida, cama e higiene.

Después los han llevado a unas minas de carbón y casi salen corriendo. No creo yo que le hayan hecho picar o extraer la antracita, pero un poco de respeto y cordialidad tampoco hubiese venido mal. Estos dos individuos habrán cobrado una pasta gansa por pasearse en dos motos muy caras, y creo que nadie se ha reído de ellos, cosas que los dos actores si se han burlado de la manera de ganarse la vida de esta familia y de todos los trabajadores de la mina. A lo mejor se le has olvidadado, que son los trabajadores normales los que van a los cines o ven sus series de televisión.

Y bueno, sobre armas creo que yo que los “jolivurianos” debería callarse, ya que no hay que extenderse mucho en el binomio armas-EEUU. ¿o no?

Está bien que la gente sea rica y todo eso, pero sin llegar a ser un idealista pedante, a veces, la mayor riqueza no se conigue con los dóloares o los euros.

Hay gente tan pobre, tan pobre, que sólo tiene dinero.

Dejo caer varias opciones para los responsables de las televisiones mundiales:

– Propongo a mi mismo, a mi Turpi y a mi Winnie the Pooh gigante para un programa de viajes en autocaravana, por Andalucía y por el planeta entero.

– Propongo un programa de coches bueno de verdad, de hecho, ya existe TOP GEAR, me conformaría con verlo al menos doblado de malas manera

– Propongo que los domingos esté prohíbido salir de casa.

Besos a todo el mundo y sed felices, tanto en domingo como el resto de los días de la semana.

2 comentarios to “Domingo por la mañana viendo la tele”

  1. Esa misma mañana yo me puse a ver Zombieland, el binomio yanki-armas llevado a un escenario post-apocaliptico, eso y el patrioegocentrismo, con sus superpaisajes, sus supermansiones, sus supercoches, me acorde de ti cuando vi el hummer jejeje…risas aparte termine la peli asqueado y no fue por el triperio que se veia.
    Tambien me acorde del negro que salia en la pelicula La jungla de cristal, que estaba siempre comiendo donuts, porque en la peli esta de los zombies, el mayor proposito del prota mas fuerte era comerse el ultimo pastelito tuinkli-pinki o algo parecido. No se que extraña obsesion tiene esta gente con los pastelitos, con lo bueno que esta el gazpacho con tropezones.

    Saludos

  2. Los americanos y su visión del mundo…

    Creo que de vez en cuando sale alguno bueno, pero seguro que no nos enteraríamos. Sobre el Hummer, me gustaría conducir uno, para que engañarte, pero sólo un depósito, no me lo compraba ni loco. Ni regalado. Y con respecto al resto de los coche americanos… por fuera son una pasada, son divinos pero por dentro me recuerdan al Dacia Logan, que con todos mis respetos, es un coche de estos llamados low-cost.

    Mi película de este fin de semana, ha sido INFILTRADOS, y tengo que reconocer que me gustó y mucho. La de Zombilandia no está en mi lista, pero por lo que me has contado… menos todavía.

    Viva el Gazpacho!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: