Yo soy un tipo paciente

Hará cosa de una semana me abrí una brecha en la ceja derecha, se me cayó una barra de aluminio que sirve para sujetar la carga en el camión y me rozó un poco, lo justo como para que empezara a salir sangre como un río después de los deshielos primaverales.

Me llevaron corre-corriendo al Hospital más cercano, ni mutua ni nada, y una doctora y dos enfermeras, que parecían un coro de ángeles por su belleza y por su buen humor, me atendieron rápida y eficazmente. Dos puntos de sutura y un puñado de sobres para que me los tomara.

La semana trancurrió sin mucha novedad, salvo que por llegar 5m tarde a cargar en una fábrica de…. Chupa Chups (no diré donde iba exactamente) tuve que quedarme en Valencia un día entero y coger el barco del día siguiente. Cosas de las multinacionales… En fin.

Ayer viernes fui a quitarme los puntos, la enfermera que me antendió fue muy correcta, rápida y elogío a las muchachas que me suturaron mi maltrecha ceja. Hasta ahí todo normal. Yo me las prometía muy felices, ya que pensaba, que llegaría al centro de salud, me quitarían los puntos e iría a casa a comer. Un buen potaje de habichuelas con pan, chorizo y demás condimentos. En mis mejores sueños pensaba dormir una siesta de 15m, ya que tenía la cita a la 13.00h y hasta las 15.00h no tendría que volver al trabajo.

1 hora 42 minutos estuve en el ambulatorio para dos puntos. Llegué a mi casa calenté las habichuelas y tuve que comérmelas de pie, el plato en el poyo de la encimera y rápido y corriendo para el currele.

¿hay derecho a que tengamos que esperar casi dos horas para dos puntos? Pues creo que sí, al rato de llegar a la consulta salió un hombre cojeando y a las 13.45 todavía no había entrado el paciente de las 12.45h. Así que no me quejo, simplemente es que ayer me hubiese gustado disponer mejor de esas dos horitas que tenía.

Al salir de casa iba camino del coche cuando un hada me transformó en gallina y me vi rodeado de huevos delante de un zorro que me decía:

– Tú me dejas tus huevos para que yo te los guarde, a cambio de quedarme uno de ellos cuando vengas a buscarlo, y yo mientras tanto puedo mercadear con ellos todo lo que quiera y quedarme todo el beneficio que éstos produzcan.

Cáspita… Había ido a parar al día que se inventaron los bancos.

Cuando regresé a mi condición de Ser Humano Andaluz, vi un Honda Prelude de 2002, la última generación que llegó a Andalucía y al resto del Estado. Uno de los automóviles más bellos que se fabricaban por aquellos tiempos y que no tuvo mucha repercusión por estas zonas de Europa, Una de sus características principales era que tenía dirección a las cuatro ruedas, OJO!!! he escrito dirección no tracción. Era el coche que elegía siempre el primero en los juegos de las pleiestesion.  Y casualmente ayer estuve leyendo una comparativa entre el Civic Type R y el León FR. El Civic es otra de mis debilidades de mi adolescencia, cualquiera de sus generaciones es una delicia. Pero hoy por hoy, ya sólo tengo lugar en mi corazón para el Clubman…

Creo que ya está todo, que no he encotrado fotos que  me convenciesen del Prelude, que tampoco voy a ir al hospital a pedirle a las enfermeras que posen cual ángeles de charli y que me gusta estar en casa. Pondré una foto de Guadix nevado, que seguramente las hay por la internet. Bueno, en honor a la verdad, la foto es de mi amigo José Antonio Gómez Salamanca que colgó en el feisbuk.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: