Esta vez ha sido un robo

Tenía varias cosillas a medias para publicar, con sus respectivas fotos y demás, pero la buena aceptación que ha tenido mi post anterior y la falta de tiempo han hecho que lo haya ido posponiendo hasta que ha sido demasiado tarde.

El domingo,  paseábamos mi Turpi y yo por el centro antiguo de Palma y vimos una tienda de chocolates muy pipirisnice abierta, el negocio era nuevo y el horario una putada para las pobres dependientas. Casualidades de la vida hacen que ayer lunes 13 de septiembre tuviera que ir a descargar con la furgonetilla dos palets a la susodicha tienda, es decir, al centro de Palma, calles estrechas y peatonales y atestadas de turistas y demás tipo de transeuntes.

En el transcurso de dejar un palet e ir a buscar el otro, no más de 5m, algún amigo de lo ajeno, sustrajo de la furgoneta mi mochila azul con…. con todo.Dni, Carnet de conducir, tacógrafos, las llaves de casa, las llaves de mi coches, la cámara de fotos,  y 108€ que tenía para pagar la comunidad, además de varios chalecos reflectantes y un par de guantes de trabajo.

A partir de ahí todo se volvió apocalítpico y caótico. Busqueda de las llaves al trabajo de la Turpi, denuncia inservible a la policia, y una espera de más de 3 horas para que el seguro nos mandase un cerrajero.

El día fue malo, desastroso, triste, gris, cargado de miedo y de inseguridad, pero quizás la sensación más extraña la he tenido esta mañana al irme a trabajar, en vez de esa mochila azul cargada de chismes sólo llevaba una folio con la fotocopia de la denuncia y las llaves de repuesto de mi pequeño José Luís.

Por suerte o por desgracia, hoy no había mucho trabajo y mi jefe a tenido a bien dejarme salir pronto para relevar a mi Turpi a la espera de que el cerrajero llegue y nos arregle la puerta definitivamente, ya que la cerradura está rota y sólo se puede abrir por dentro.

Ojalá pudiera afirmar que es la última vez que voy a perder algo, la gente que me conoce sabe que sería como prometer que en Sevilla en agosto hace frío, pero esta vez ha sido distinto, ya que no me han robado unas llaves, ni una cámara, ni documentos, ha sido como si me hubiese robado un trozo de alma o de corazón andaluz. A lo mejor puede que lo exagere un poco, pero he tenido una sensación muy similar a la que tuve cuando murió mi Padre, y el resultado es el mismo que ninguno jamás volverá, mi la mochila ni ese ser humano que me enjendró y que ahora me gustaría que me regañase un poco.

Que me queda de todo esto, una medio mañana libre en el trabajo, una noche sin dormir y una jornada de reflexión, de pena y de una larga espera para que todo vuelva a la normalidad.

Sed felices.

6 comentarios to “Esta vez ha sido un robo”

  1. Ójala fuese la última vez que perdieses algo importante…

  2. Suena a tópico, y no te diré que yo no habría tenido una sensación parecida pero… sólo son cosas. Objetos que, con mayor o menor fortuna, acabarás reponiendo.

    Ojalá nunca pierdas nada importante…

    • Creo que las cosas importantes que tengo en mi vida, esas cosas realmente importantes no caben en un mochila de trabajo. También suena a tópico, pero es una manera tan buena como otra de consolarme.

  3. Me ha recordado un documental que vi una vez sobre los indios del norte de america, no recuerdo si era solo una tribu o mas, relataban que solian llevar un saquito o bolsa tipo monedero modelo “la bosla o la vida”, en el que solian meter lo que ellos consideraban cercano al espiritu y talismanes, un puñado de hojas secas, un mechon de cabello de la esposa o hijos, piedrecitas del lugar donde vivieron, etc… quienes por algun motivo solia perder ese saquito es como si perdieran parte de su vida, se entristecian hasta tal punto que podian pasar semanas e incluso meses en un aislamiento voluntario tanto por la ansiendad producida, como por estar considerado un hecho vergonzoso, comparativamente hablando podrian superar la dureza de la muerte de sus seres queridos con mas facilidad que el perder el dichoso saquito, que para ellos era como perder un trozo de su propia alma.

    En el polo opuesto, creo que era Onassis, -lo digo de memoria lo mismo era Roquefeller- decia que su exito en las finanzas,y con eso basaba la educacion de sus hijos, era que no debian de sentir apego o cariño hacia ninguna cosa material, eso decia, era fundamental para los negocios y para que las herencias no estropearan la felicidad de sus familiares, aunque claro teniendo esos dinerales se podia permitir decir eso y aquello de que “los ricos tambien lloran” jejeje

    Animate que con el tiempo todo pasa y todo llega

    Saludos

  4. Pobres indios… Si Ventura perteneciese a esa tribu siempre estaría aislado… jajaja!!

  5. […] Actualizados : Crepúsculo Descansando y disfrutando Creo que podré ser… Esta vez ha sido un robo Día Mundial sin Coches Esos que se fueron… Enrique Morente – Camarón de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: