La historia del Coliseo romano

Hace ya unos cuantos años, había en la Roma clásica un pequeño personaje que recibía el nombre de Pergaminus Mínimus. Era menudo, pero lucía una frondosa barba que era la envidia de muchos legionarios del César. Pergaminus trabajaba en el Coliseo y era muy popular entre sus vecinos y compañeros de trabajo. A pesar de su posición privilegiada, sólo tenía a su cargo un esclavo, llamado OSUS MÁXIMUS, aunque las malas lenguas del lugar decían que Osus hacía las veces de amo en detrimento de Pergaminus. (Este último dato no es historicamente fiable, así que lo dejo a la libre elección del lector)

Pergaminus, Perga para los amigos nació en la zona más al sur de Híspalis, por lo que su caracter era abierto y dicharachero. Su mejor amigo era Renaultus XIX. Cada vez que se encontraban Renaulus y Pergaminus se saludaban con de la manera siguiente:

-Que pasa Rena!!

-Que pasa Perga, choca esos V.

Entre otras funciones, estaban la de apuntar las batallas de los gladiadores, las muertes de esos nuevos locos llamados cristianos, y algún que otro león.

El jefe de Pergaminus era Optusus, un romano antiguo, clásico y con una gran cuádriga. La relación entre ellos era distante por momentos y más cercana en contadas ocasiones, ya que Optusus le preocupaba más otros menesteres y sobre todo servir al Gran Julio César.

Un día Julio César se encaprichó de una cuádriga nueva, de Germania. Equipada con todo lujo de detalles como ruedas cromadas, suelo de terciopelo, látigo de piel, y una pequeña entrada para ventilar los pies mientras conducía, además, ésta podía ser tirada por muchos caballos, especialmente venidos de la tierra de Pergaminus.

Julio César llamó a Optusus.

-Optusussssssssssss, ven inmediatmente.

-Vooooooooooooy, dijo raudo y veloz el viejo lacayo.

-Mira, es que… bueno…. he visto… vamos, que quiero una nueva cuádriga último modelo y no sé donde sacar más dinero para comprármela, además he visto una de KM 0, que está a muy buen precio…

-Señor César, una pregunta.

-Dime, dime …

-¿hemos inventado ya el sistema métrico decimal y todo eso?. La inteligencia de Optusus era más limitada que la cuádriga que pretendía Julio César

-Ostras, Optusus, pues no lo había pensado, al final me tendré que comprar una cuádriga nueva, pero eso encarecerá más mis deseos

-Bueno, pues despedimos a algún funcionario que nos valga mucho.

-¿Has pensado en alguien?

-Había pensado en Pergaminus, el otro día me encontré con él y con su esclavo Osus Máximus y casi no me saludaron, además, su cuádriga es muy pequeña y parece débil, no creo que por su bien sea conveniente que esté circulando por las vías romanas

-Hecho Optusus, despide a Pergaminus, pero nada de indemnizaciones ni días por año trabajado, que estamos a principio de milenio y los derechos del trabajador no los hemos inventado todavía.

Esa misma tarde Optusus se reunió con Pergaminus, comunicándole la mala noticia.

El joven Perga, salió de la oficina un poco triste, pero con el corazón y el cerebro lleno de ideas que por fin podía poner en prácticas, ya que trabajando en el Coliseo su tiempo libre era casi inexsistente.

A la mañana siguiente Pergaminus y su frondosa barba no comparecieron en su oficina, pero las muertes de gladiadores y cristianos seguían produciéndose. De repente, una pequeña piedra cayó de una galería. A la mañana siguiente, fueron varias rocas las que se desprendieron y en menos de una semana el Coliseo se derrumbó, quedando intacto hasta nuestros días.

Hay quien cuenta que fue casualidad, pero hay historiadores muy reconocidos, que la pequeña gestión de Pergaminus Mínumus era la piedra angular de todo aquel complejo. Yo como estudiante de historia que soy, me remito a los hechos oficiales que son los que relato aquí.  Y no me cabe la menor duda que Pergaminus Mínumus era una parte importantisima del Coliseo.

Además, documentos oficiales cuyo contenido he visto en persona, hacen mención de dos romanos y un esclavo gigantesco con similares características a Pergaminus Mínumus, Renaulus XIX y Osus Máximus se vieron por la península de Anatolia, poco antes de fundar la ciudad de Babilonia, pero ese es otro capítulo de la historia que ya contaré en su momento.

Aclaración.: Los personajes de esta entrada son totalmente ciertos, y vivieron hace muchos años. La única licencia que se ha permitido el autor de este breve resumen son las características técnicas de las cuádrigas. Por lo demás, reitero, todo son hechos históricos cotejados, comprabados, reales y ciertos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: