Objetivo conseguido y 64,700 reflexiones tontas

Los seres humanos que me siguen saben que desde un tiempo atrás me propuse quitarme esa cantidad ingesta de kilos que me sobraban. A lo largo de estos meses he tenido rachas buenas y malas, e incluso algún que otro estancamiento.

Hoy, después de haberme metido una tripotera de Gimnasio con un compañero de trabajo y ahora de máquinas, he ido a la farmacia recordando aquellos mortíferos lunes en los que la báscula me daba un número y de esa cantidad dependía mi estado de ánimo de toda la semana.

En la vida me he propuesto unos pocos grandes retos, y creo que casi todos los he conseguido. Llegué a sacarme todos los carnets de conducir, empecé a estudiar Historia y Geografía en la Unversidad y ahora he logrado bajar esa cifra de 65kgs que puse como meta en mi camino a ser un ex-gordo.

A lo largo de estos meses y sin dar muchos detalles innecesarios, no solo he perdido casi 20 kgs, he perdido muchas cosas más y muy importantes y no he llegado a conseguir otros logros de menor envergadura que me había propuesto. De las pérdidas, me entristezco, de los logros no conseguidos… no me arrepiento. Siempre puedo conservar en mi memoria y en mi corazón andaluz algún que otro momento bonito y que perdure con el paso de los años.

Ahora empiezo a ser “el Ventura” de siempre, a excepción de no llevar el pelo largo, pero como dijo mi paisano Federico García Lorca: “Dejaré crecer mis cabellos” Empiezo a leer otra vez libros por el simple y llano placer de leer, empiezo a escuchar la radio, aunque no sea Asuntos Propios de RNE, vuelvo a conducir y a contar las vueltas de los cuchillos. Creo que he vuelto un poco a ser el que era, pero un poco más delgado.

Como detalle curioso, y se podría decir que no es agradable, una persona que me conoce muy bien en esta vida me ha dicho que después de todo lo sucedido, después de todos los últimos cambios en mi vida, en mi cerebro, en mi corazón andaluz e incluso en mi manera de pensar, ha habido algo que se ha mantenido inquebrantable, que perdurará en el tiempo, algo perenne, algo eterno e infinito, esa caractaristica mía que da nombre a esta bitácora. SOY ANDALUZ. Es lo único que no ha variado en los últimos años de mi vida, y que si no lo ha hecho en los últimos meses de etapas turbolentas y de grandes oleajes emocionales, puede que nunca cambie.

Pienso que esto último en el fondo no es tan bueno y puedo poner dos frases de dos grandes andaluces idolatrados por este ser humano que sigue soñando en conseguir su mayor objetivo en la vida. Regresar a Andalucía, aunque como también he aprendido… Andalucía no es Ítaca.

Carlos Cano dijo que “ser andaluz es la forma que tengo de ser persona” y Blas Infante, padre de la patria andaluza dejó para el recuerdo una de mis frases predilectas: “Mi nacionalismo, antes que político es humano”

Con esas dos premisas y teniendo en cuenta que me he salido un poco del tiesto en este post, cierro el chiringuito, no sin antes dar la gracias a todas esas personas que me han ayudado de una manera u otra.

Soy Andaluz y ahora también soy un mini gordo.

Sed felices y si no los sois realmente, buscad la felicidad, que puede que esté justo ahí al lado, donde menos te lo esperas.

Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: