Mi hucha de Le Mans II

Después de una copiosa merienda con mis compañero de trabajo, tanto mi estómago como mi corazón andasluz están henchidos de una felicitad que hacía tiempo que añoraba, meses, incluso años. No solo ha sido la cantidad ingesta de comida de hoy (y la de ayer), esta felicidad viene dada en su mayor parte por la tranquilidad y estabilidad laboral en la que me encuentro, y más aún si tomamos como  vara de medir la exclavitud en la que me encontraba hace un año y medio, pero vamos a lo que vamos.

Esta felicidad, tanto física como emocional han hecho que empiece otra vez a intentar eso tan idílico como son la buscada y consecución de sueños. El primero de todos, y el más próximo es que podré visitar Huelva en menos de un mes y por tanto, ya habré visitado las 8 provincias de mi amada Andalucía y por ende completaré mi colección de camisetas. El segundo deseo que tengo y por cual hay que luchar un poquito más, lleva esperando desde los años 90 y que la gente que me conoce sabe que es para mi algo tan importante como para los musulmanes ir a  La Meca, es decir, que tengo que hacerlo al menos una vez en la vida. LAS 24 HORAS DE LE MANS.

Como ya he descrito en los párrafos anteriores mi anterior situación laboral no era precisamente buena, por lo que tuve que hacer un gran sacrificio y buscar pretróleo en un  pequeño recipiente de hojalata cuyo objetivo principal era la ayuda económica para la legendaria carrera. Aquellos pocos euros que había los empleé en una cosa mejor. COMER.  A continuación dejo el enlace para quien quiera recordar conmigo esos días en que en mi casa faltaba, el pan, el trabajo y la alegría.

Mi hucha de Le Mans (abril, 2011)

Pero hoy, al aparcar el coche justo delante de un chino me  he pensado que iba siendo hora de empezar a reunir otra vez unas pocas monedas que me ayudden a pagar la entrada de la peregrinación que tendrá lugar el tercer fin de semana de Junio del próximo año. Tengo nueve meses y medio para ir ahorrando alguna que otra monedillla, así que espero que pasado ese tiempo pueda escribir en esta bitácora una entrada con un título similar a “sueño conseguido”… En fin, ya se verá. Ahora a esperar y a empezar a buscar monedillas por todos los sitios, y a todos mis amigos, limpiad bien vuestros sofás porque no me voy a cortar ni un pelo en buscar y rebuscar entre los cojines para que contribuyais de manera voluntaria o involuntaria a la causa.

De más está decir que se aceptan donaciones.

Nada más, me despido de igual manera que hice en su día.

24 besos para todos y sed felices.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: