Reiniciando

Hago un receso en mis tareas de este jueves de principios de marzo y finales de invierno.

El té casi hirviendo está llegando a su fin, Darwin duerme tranquilo al final del pasillo sin molestar.  Y el único sonido que ahora hay en mi humilde Guillermina son las teclas de mi viejo ordenador y Simon and Garfunkel con su canción más conocida, The sounds of silence. Después de dos veces, he apagado el Youtube, he terminado el té y he perdido una batalla conmigo mismo, una batalla que arrastro poco más de un mes que me ha tenido ausente y distante de mis rutinas diarias, esas que hacían que me divirtiese y que que como efectos secundarios me ofrecían un estado físico bastante aceptable, con la consiguiente pérdida de peso y ganancia en salud.

¿Qué me ha pasado? ¿Qué mierda me ha pasado?

Pues no lo sé, Empezó con un terrible constipado que me duró más de lo esperado, me abandoné al sofá y la cama, ya que mis fuerzas no me permitían hacer filigranas ni florituras, dejé de ir temprano al trabajo a leer antes de que llegase el barco, dejé de ir en Bici y de ir a jugar al fútbol, dejé de escuchar flamenco, dejé de llamar a mis amigos…

Hoy he tenido que rechazar por motivos de fuerza mayor el volver a coger la bicicleta y ha sido doloroso negarme a retomar el placer de ir con esos viejos amigos por los montes y caminos que rodean la ciudad de Palma. El sábado no aguanté ni hora de jugar al fútbol, bueno, donde se lee jugar se puede leer como hacer bulto y darle un par de patadas al balón…

(Como no podía ser de otra manera, en mi casa, y a una volumen considerable suena Enrique, suena OMEGA)

El té se ha acabado, Darwin ha salido y ha descargado todo lo que tenía que descargar, ahora me encuentro finiquitando esta entrada con el más firme propósito de retomar mi vida donde la dejé hace un mes.

Quiero y necesito volver a ir en bici.

Quiero y necesito volver a llegar pronto al  trabajo y leer mientras espero a que llegue el barco.

Quiero y necesito aguantar más de una hora detrás de una pelota haciendo de bulto.

Quiero y necesito volver a escuchar Flamenco.

Quiero y necesito ver y hablar con mis amigos, de las dos orillas del Mediterráneo.

Quiero y necesito seguir aprendiendo a hacer fotos.

Es bueno de vez en cuando salir de la línea recta de la vida, es mejor todavía tener el control para volver a ella cuando se desea.

Ahora, cuando son las 15:22h del jueves 6 de junio de 2014, voy a terminar esta anotación, silenciaré a Enrique y saldré a la calle, renovado, contento y con unas enormes ganas de reencontrarme con “El Ventura” de antes del constipado.

Nada más, sed felices y a disfrutar de la carretera.

Mil perdones a Michael, Jose, Toni, El resto de futboleros, Juan Carlos, Marco, el reto de bicicleteros,

Mil perdones a todos los personajes de mi libro.

PD: Que bueno es tener la compañia de mi Turpi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: