Vinilo caducado

Al terminar mi jornada de trabajo, me he pasado por una tienda de vinilos, que estaba justo al lado del último sitio en el que he descargado el camión. Podía pecar de ser un pelín catalanista,incluido que la banda sonora era Cataluña Radio, pero como el sonido venía de un caset pequeño, de esos que los abuelos llaman transistor, no entorpecía la conversación.
 
Aquello es una biblioteca de los años 60. Libros y más libros por doquier. Además de una vasta colección de muñequitos de plomo. Sobre scalextric no tenía nada, aunque el ser humano me ha dicho que si me interesa podría localizarme e ir guardándomelos. “Depende de los meses y la economía” ha sido mi elegante respuesta para no agrandar más mi gasto en hobbies y aficiones.

 
Mientras pululaba por los angostos pasillo repletos de libros y más libros, y más libros he visto uno que me ha llamado la atención, que además estaba nuevo, y no estaba en las incontables estanterías, que por cierto, todo estaba colocado de manera extrañamente ordenada, No me acuerdo del título, pero era una novela negra que transcurría en Islandia. E Islandia es uno de esos sitios que sé que iré en la vida, volcanes, auroras boreales, autocaravanas, .. He utilizado esa coletilla que tengo y que utilizo cada vez que compro algo de manera pasional e impulsiva, para contarle a mi Turpi mi visita a ese submundo. “se me ha pegado a las manos”, las mismas manos que llevaban unos vinilos de valor cero y que ahora no sé que hacer con ello. Seguramente irán al trastero para poner música a todas las enciclopedias noventeras que mis padres iban comprando y que ahora están tan obsoletas que los propios vinilos. Es lo que tiene uno, que no me gustan los libros para decorar, hasta donde yo sé, son para leer… pero cada uno es libre de salvar una cojera de una mesa con lo que crea más oportuno.
 
El precio del libro eran 20 euros, según rezaba la pegatina en la parte de atrás, Algo aceptable para ser un libro nuevo y de unas 400 páginas. Después de hablar con el bibliotecario sobre coches, libros y tesoros, y justo después de sacarme dos ediciones de más de 60 años, una sobre la historia de Mercedes Benz y la otra sobre el funcionamiento de los motores, había decidido dar por finalizada la visita, ya que mi cerebro empezaba a cavilar como atracar y donde guardar semejante botín. 
 
– ¿tienes para pagar con tarjeta?
– No.
 
Ese NO ha salido de sus cuerdas vocales con tanta seguridad y sorpresa por la pregunta como si le hubiese pedido por …
 
– ¿tienes un acelerador de partículas?
– ¿tienes la fórmula de la coca cola?
– ¿tienes las llaves de la caja de Pandora?
– ¿tienes el teléfono personal de GRR Martin? Para preguntarle de una puta vez cuándo va a acabar los putos libros y se deja de tonterías de historias en el reino de Poniente totalmente ajenas al hilo de Canción de fuego y hielo.
 
Pues nada, al cajero que me dirigía, pero un ataque por sorpresa de pereza, calor, y algo más en el tema escatológico me ha hecho desistir de volver a la tienda y recuperar mi novela.
 
Si sale todo bien, esta tarde puede que me la compre, además, ardo en deseos de volver a entablar conversación con semejante espécimen. 
 
Mientras tanto y a la espera de una buena salida con la bici, espero sentado delante de mi ordenador saboreando un café bien calentito y Darwin debajo del escritorio absorbiendo bocanadas de aire fresquito que cruzan mi humilde morada desde el lavadero hasta la habitación del final del pasillo.
 
Él es feliz, creo. Su mente puede estar pensado mil cosas, o puede que se esté acordado de mi santa madre por no sacarlo a la calle, pero el muy perro, no me lo ha pedido como hace siempre, así que esperaré a terminar este café mío y daremos un paseillo por el barrio.
 
Yo soy feliz. Mi mente está pensando en ir a un banco y volver a ese lugar para poder deleitarme una vez más de sus infinitos pasillos por el que casi no cabe una personas.
 
Sed felices. Besos.
 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: