Buscando la felicidad

O como diría la canción de TRIANA “En busca de una estrella fugaz…”

Ahora mismo soy el afortunado poseedor de un tremendo constipado, llevo moqueando todo el día, ayer tos y dolor de cabeza y no sé desde cuándo, malestar general, vamos, lo mismito que dice el anuncio.

Como consecuencia de esta dicha, he tenido que cancelar todos mis planes lúdicos y festivos en lo que va de semana, y creo, que hasta nueva orden. Entre ellos salir con la bici ayer y dos días de gimnasio. Quiero perder otra vez mi barriga y mis tetas fofas, pero esta vez, quiero hacerlo bien. Lo mejor de todo, es que lo estoy consiguiendo, de manera más lenta que la vez pasada, pero mucho más efectiva y con mucha más fuerza y vitalidad para seguir con ritmo aceptable las salidas en bici, las tardecicas en el gimnasio y los partidillos del sábado.

No me voy a poner en plan entrenador personal, ya que de eso sé tanto como de física avanzada. Lo que quiero contar por estos lares es algo que ha aunado todos mi ejercicios físicos. Aquí entra la felicidad.

De todos es bien sabido que para mi no hay mejor mejunje o brebaje que una coca cola de 330ml con sus cubitos de hielo y su rajita de limón. Pues bien, por el bien de mi salud y de mi futura buena condición física he de dejar aparcado ese néctar que tantos placeres proporciona a mis papilas gustatitas. ¿el problema? ¿cómo lo sustituyo?

He probado la cerveza, la cerveza sin alcohol, el tinto de  verano, de otoño y de primavera, pero ninguno me satisface más que la dichosa bebida gaseosa. Pero bueno, lo mismo que mandé al ostracismo a la leche condensada y la desterré de por vida de mi dieta y de mi alimentación, me he propuesto enviarle de compañera a esa bebida negra, burbujeante y con un sabor determinado que ninguna marca ha podido igualar, ni siquiera aproximarse.

Como dato anecdótico y para los amantes de las estadísticas diré que llevo limpio 10 días, y que sigo resistiendo, cenando con agua o con un poco de vino.

Sed felices y vaya un brindis a todos, no será con coca cola, sino, con un vaso con agua y una culdina.

Vaya esta entrada dedicada a: Michael, mi pepito grillo de la salud, a Javi y Kiko, mis compañeros de gimnasio y fútbol y a todos la trupe que me acompaña en con la bicicleta.

Volveré!!!!!!

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: