Archivo para barcos

Menorca y Coca-cola

Posted in Mis cosas with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , on 25 julio 2009 by Buenaventura

menorcaDesde la ventana del barco se veía el sol redondo, grande y naranja que se escondía  detrás del mediterráneo. En la mesa compuesta por cinco Garcías daba buena cuenta de un sabrosísimo arroz a la cubana y una coca-cola bien fría. El día estaba llegando a su fin pero a mi me quedaban 4 horas para llegar a casa.

15 horas antes sonó el despertador. Con todo preparado y sin ganas de salir de la cama empezaba un viernes que iba a ser largísimo. Tenía que llegar a Binissalem, cruzarme toda la isla con un camión que esta bastante estropeado y después cruzar un tramo de Mediterráneo con destino a Menorca, cargado de Coca-Colas, fantas de limon, fantas de naranja y demás productos de la misma marca. Después tenía que cargar plástico en un lugar desconocido y regresar, todo esto por una naviera que no es la mejor del mundo y donde la ambilidad de su tripulación y la calidad de sus menús están más abajo que el Titanic. En el puerto de Alcudia estaba apartado del resto del pasaje, ya que no había sitio seguro para mi y mi vehículo, el barco sólo disponía de 10m libres en la bodega y el camión mío medía 16.75, así que tuve que esperar hasta el último momento. El desayuno estuvo bastante bien, un bocadillo de jamón york, una coca-cola Zero y un cortadito, luego un rato de charla con los compañeros camioneros del lugar. Algunos veteranos, otros asíduos y yo que iba muy esporádicamente en esa ruta. Es lo que tiene vivir en una isla, que todo el gremio te conoce. Después de explicarme donde debía ir a cargar los plásticos me fuí a ver EL GUERRERO Nº13, que no sé por qué me encantan todas las películas de Antonio Banderas, y esta tenía ganas de volverla a ver. Cuando terminó una cabezadita rápida y wualá, estábamos en MENORCA. Desde Ciudadela hasta Mahón, a descargar los refrescos, sin incidendias reseñables, salvo una caja de cervezas de 550ml de una marca alemana o inglesa, ahora no la recuerdo y me da pereza hacerle una foto. El señor de la Coca-cola me señaló unos molinos de viento y me dijo que el lugar de los plásticos estaba casi al lado… Joder, casi al lado, si me estaban cargando justo en la base de uno de ellos. Sigue leyendo

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: